Cuestión de actitud….

puesta 1

Sin darnos cuenta, casi como pasa siempre, se termina el verano y empiezan a colarse las primeras sensaciones de cambio que el otoño, ya próximo, nos traerá. Antes, pasaremos ese mes de Septiembre, que  miramos como si fuese responsable de todo lo que no nos gusta…y es que quizás deberíamos sentarnos a disfrutar del final del verano como hacemos de una puesta de sol que pone el colofón a un gran día. Así, Septiembre puede ser el mes que pone fin al tiempo que acabamos de pasar…y es que, como casi todo en la vida, que Septiembre sea para nosotros de una manera u otra, será cuestión de actitud.

¿Mi propuesta?…seguir disfrutando de las puestas de sol…¡qué mas da el mes!

commons

Anuncios
Publicado en Reflexionando | Deja un comentario

La insoportable mediocridad del ser

IMG_2532

Con permiso de Milan Kundera, le tomo prestado parte del título de su magnífica obra y toda la carga que nos transmite cuando nos hace reflexionar en ella sobre el destino de las personas.

El termino “mediocridad” siempre arrastra un sentido peyorativo, ya lo apliquemos a cosas o a personas. Pero en el caso de las personas, quizás, tenga mayor impacto porque hace un juicio integral del individuo, del que a duras penas, se puede escapar algo positivo.

La mediocridad no tiene que ver con lo culto que pueda ser o no un persona, no tiene que ver con el conocimiento que arrastra o con su capacidad cognitiva o intelectual. Es una actitud con la que en determinadas ocasiones nos enfrentamos a la vida. Una actitud que puede caracterizarse por aspectos como la queja continua, el confort, la soberbia, el responsabilizar a los demás, la búsqueda de justificaciones o el manido “y tu mas”. De tal manera que si nuestro enfoque vital en repetidas ocasiones es este, empecemos a orientarnos hacia una irremediable “mediocridad vital”.

Escuchamos con frecuencia que nuestra clase política es “mediocre”, como si los políticos de nuestro país los importásemos de algún extraño lugar que nada tuviese que ver con nosotros. Nada más lejos de la realidad, nacen, viven y se desarrollan como cualquier otro ciudadano, en el seno de nuestra sociedad. En la que hemos optado por instalar una absoluta falta de responsabilidad individual sobre lo que acontece, mirando continuamente a nuestro alrededor buscando a quien responsabilizar de lo que va ocurriendo.

En la medida en que no optemos por asumir nuestra responsabilidad individual de cara a un mejor desarrollo compartido, estaremos irremediablemente contribuyendo al impulso de la mediocridad social. Por otra parte, el asumir la responsabilidad individual y trabajar desde ella, no asegura el éxito del cambio. No obstante, si ofrece un pequeño punto de anclaje dónde nuestros contextos más próximos puedan seguir sumando.

Y es que lo contrario, supone sumirnos en esa insoportable mediocridad del ser, esa actitud vital, que acecha sin piedad al crecimiento y desarrollo de las personas.

commons

Publicado en Reflexionando | Deja un comentario

¿Quieres un mundo mejor?

mar1

Hay muchas veces en las que me pregunto por qué insistimos en poner nuestro presente y futuro en manos de personas a las que, en el mejor de los casos, no les importa en absoluto la posibilidad de un mundo mejor. Se me ocurren múltiples ejemplos, entre ellos los manidos ejemplos de políticos, pero que me niego a usar porque son la excusa perfecta para evitar reflexionar sobre la responsabilidad que cada uno de nosotros tiene en lo que nos ocurre.

En esa reflexión, observo que siguen imperando valores como la competitividad, la agresividad, el ego frente a cooperación, bondad y el “nosotros”. Y probablemente, esto no tenga más solución que aquella que se desprende de la acción individual que nos lleve a hacer pequeños cambios en nuestros entornos, no dándole espacio a aquellos que sólo encuentran la comunicación agresiva, cuando no la agresividad de comportamiento, como forma de imponer su criterio.

Sin darnos cuenta, los comportamientos y mensajes agresivos se han extendido de forma alarmante en nuestras vidas y lo peor de todo, el llegar a asumirlos con naturalidad. ¿Cómo puede ser que asumamos que, por ejemplo, para la celebración de un partido de futbol haya que desplegar no sé cuantos policías preparados para altercados? ¿O qué vivamos como “cosas de niños” la importante escalada de maltrato escolar facilitada por el uso de redes sociales? ¿O la vuelta del machismo más repugnante en edades adolescentes (y no adolescntes) sin hacer nada? ¿O asumir la destrucción del medio ambiente en favor de un falso desarrollo y crecimiento económico?…¿o, en otro orden de cosas, entender como acciones válidas la “venta agresiva” o valorar al “tiburón de los negocios”?…y así un largo etcétera.

Me pregunto si, a lo largo de los años, lo único que ha evolucionado sólo han sido los aspectos materiales y tecnológicos…y el ser humano sigue sumido en los tiempos de las cavernas, habiendo perdido las múltiples oportunidades ofrecidas por hombres y mujeres, que fueron capaces de visionar un mundo mejor.

Creo que no hay mejor manera de hacer un mundo mejor que hacerlo a nuestro alrededor. No dándole espacio ni crédito social a aquellos que sólo entienden la vida de manera violenta en cualquiera de sus sentidos, a aquellos que justifican un acción violenta si está ejercida por los que piensan como ellos…. Empecemos a dar sitio a las personas que entienden el diálogo y la cooperación como espacio de crecimiento global.

Todo lo anterior no quiere decir que tengamos que ser personas sin espíritu de lucha y superación, sino que ese afán de ser mejores depende del trabajo, del compromiso, del esfuerzo, de poner en valor todas las capacidades humanas….y también de entender que ese ser “mejores” es “más” cuando es con otros.

Quizás podamos seguir teniendo oportunidades de ir avanzando hacia un mundo mejor… depende directamente de cada uno de nosotros.

commons

Publicado en Reflexionando | Deja un comentario

Caminando del convencionalismo al compromiso

img_2303

Hace apenas unas horas estábamos deseando un Feliz Año Nuevo a todas las personas cercanas a nosotros. Bueno, y no tan cercenas, pues las tecnologías actuales nos permiten realizar felicitaciones muy amplias. Quizás demasiado, y es que siempre me parecieron excesivas las muestras de efusión descontextualizadas…pero ese es otro tema.

Volviendo a la buenos deseos que todos expresábamos con gran efusividad hace un par de días, y dejando claro que siempre me parece bien desear lo mejor a los demás, me estaba preguntando de qué dependerá que la vida de los demás pueda ser mejor este año que el anterior. Y por otra parte, qué estamos dispuestos a hacer para que la vida de esas personas, a las que hemos deseado que tenga un año lleno de felicidad, realmente sea así.

Desde mi punto de vista, más allá de convencionalismos sociales, desear un “feliz año nuevo” a los demás implica cierta responsabilidad de nosotros para con ellos. De manera que, si realmente deseamos que la vida de los demás sea mejor y nosotros formamos parte de esa vida, en cierta medida tendremos que contribuir a alcanzar lo que les deseamos. Y es ahí dónde aparece nuestro reto…¿qué estamos dispuestos a hacer para que la vida de los demás sea mejor (más allá de deseárselo)?

Y en contraposición, si no estamos dispuestos a hacer nada, ¿para qué desearles algo que nosotros mismos no estamos dispuestos a contribuir a qué sea así?

Por tanto, deberíamos hacernos algunas preguntas antes de desear un “Feliz Año Nuevo”, por ejemplo: ¿cómo estamos dispuesto a contribuir para que realmente sea un año como el que les deseamos?, ¿qué aportaremos a esa mejora deseada para el año que empieza?…

Puede que así nuestros deseos de un Feliz Año Nuevo se vayan convirtiendo en realidad.

commons

Publicado en Reflexionando | Deja un comentario

Feliz Año Nuevo

rosa

Hace unos días pude tener uno de esos momentos que la vida nos ofrece para encontrarnos con nosotros mismos y disfrutar de pequeños y bonitos detalles que están delante de nosotros y  que, habitualmente, no les dedicamos nuestro tiempo.

Me fijé en una rosa con algunas gotas de lluvia, o ella se fijó en mi, no lo tengo claro del todo. Ese momento era un regalo que la vida se empeñó en poner delante de mi. Imagino, que  con la esperanza de que pudiese descubrirlo y disfrutarlo. Y ese día fui capaz de hacerlo…dediqué un buen rato a maravillarme con aquella flor que hoy quiero compartir con todos vosotros.

Os deseo un nuevo año repleto de oportunidades para disfrutar de todo aquello que aporta belleza a nuestras vidas.

Publicado en Reflexionando | Deja un comentario

¿Estamos o queremos SER?

silla

Salió fuera, se sentó en la vieja silla en la que tantas veces había visto sentado a su padre y, antes, a su abuelo. Miraba al horizonte pensando que dentro de poco ya no sería él quien se sentaría en aquella destartalada silla. Recordaba aquellos momentos, en los que siendo un chiquillo, miraba a su abuelo que desde la silla indicaba a su padre cómo tendrían que empezar a preparar el campo si no querían que las lluvias se les echaran encima. Y cómo, quizás, este año la buena cosecha les permitiría arrendar alguna fanega más de tierra. En aquellos tiempo veía la silla como una gran trono real desde la que se dirigían los designios de la familia y desde de dónde se tomaban todas las decisiones importantes. En ese momento pensaba que le gustaría estar sentado en aquella silla, tomando las decisiones que marcarían el futuro, siendo oído por todos, sintiéndose importante… Entonces, no era capaz de adivinar aquellos rostros que reflejaban preocupación, responsabilidad, inseguridades, miedos, pasión, ilusión…por un proyecto común.

Hoy, tantos años después, cercano a ceder su lugar, observa que en demasiadas ocasiones las personas se comportan como aquel niño que sólo pensaba en estar en un lugar de privilegio sin entender que no se trata de dónde estás (ESTAR) sino de cómo quieres estar en la vida (SER).

Mira de nuevo al horizonte, y sonríe con tristeza pensando que la historia se repetirá, porque puede que a las personas nos guste mucho más una posición (“donde estamos situados”) que ser cómplices de una historia que escribiremos juntos (SER con los DEMAS)

commons

Publicado en Reflexionando | 2 comentarios

FELIZ AÑO NUEVO

Diapositiva1

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

Objetivos inteligentes

objetivos

Un nuevo año va llegando a su fin y suele ser tiempo de balance…y también es tiempo de marcarse nuevos retos. Cuando pensamos en estos objetivos que empezarán con el nuevo año lo hacemos con pasión, con ganas de que se conviertan en realidad…pero ocurre que, en muchos casos, sólo se quedan en deseos. Esto, en gran medida, puede ser debido a que aquello a lo que llamamos “objetivo” no lo sea, si no que aún están en una fase más relacionada con el deseo que con la acción.

“SMART” en inglés significa “inteligente”, pero también es el acrónimo de cinco palabras que definen las características esenciales para considerar que un planteamiento o idea ha pasado a tener la categoría de OBJETIVO. Podríamos decir que es un metodología que nos permite definir un objetivo de manera “inteligente”.

¿Cómo tiene que ser un objetivo?

1.- Específico (S). El objetivo tiene que estar definido de la manera más concreta posible, de forma que no nos deje lugar a dudas sobre qué es lo que queremos alcanzar.

2.- Medible (M). Tiene que ser medible. Nuestra idea tiene que estar formulada de manera que ofrezca la posibilidad de ser medida y nos permita analizar posibles desviaciones sobre los resultados a alcanzar.

3.- Alcanzable (A). A veces nuestros objetivos están relacionados con más personas por lo que tenemos que contar con el compromiso de todos los involucrados. De la misma manera, si el objetivo sólo está relacionado con nosotros mismos, es fundamental nuestro compromiso y responsabilidad para con él.

4.- Realista (R). Tiene que estar enmarcado en nuestra realidad y estar basado en nuestras posibilidades. Si planteamos un objetivo que excede de nuestras capacidades puede que terminemos abandonando de manera prematura. Esto no significa que no iniciemos procesos de cambio y mejora mucho más allá de nuestras posibilidades actuales, sino que en ese caso es mejor que lo plantemos como proyectos o planes que como objetivos.

5.- Temporales (T). Los objetivos tienen que contar con un referente temporal, un plazo en el que tienen que ser alcanzados.

Si tomamos como ejemplo uno de los objetivos clásicos de inicio de año como es: “Este año quiero hacer más deporte“. Podríamos plantearlo atendiendo al modelo SMART de la siguiente manera: “Correr tres veces en semana 45 minutos diarios antes del mes de Marzo” Probablemente de esta segunda manera tengamos mucho más claro que tenemos que hacer y cuándo tiene que estar alcanzado.

Os invito a que practiquéis  un poco….¿qué tal con algún objetivo para el próximo año?

commons

Publicado en Organizaciones | Deja un comentario

No quiero correr

IMG_0025

  • Corre. No mires atrás
  • ¿Correr? ¿Para qué correr? Y es que creo que correr no es lo mismo que avanzar
  • Que más da. ¿Crees que a alguien le importa la diferencia?. Si corres, serás el primero. Eso es lo que importa
  • ¿El primero? ¿Qué es ser el primero?
  • El mejor. El número uno. El resto irá detrás de ti
  • ¿Detrás de mi? ¿Y cómo sabré si los demás vienen?
  • No lo sabrás. Pero serás el primero.
  • Entonces…puede que no sea el primero, si no el único
  • Serás el único porque nadie fue capaz de seguirte….porque eres el mejor
  • Pero no me siento bien yendo sólo. No seré feliz
  • Eso tampoco importa mucho. La búsqueda de la felicidad te hará vulnerable. Y si eres vulnerable no podrás ser el mejor.
  • No quiero correr, no quiero ser el mejor…quiero viajar acompañado, ser vulnerable, feliz, avanzar compartiendo…y es que me importa la diferencia entre correr y avanzar, me importa la diferencia entre ser “el mejor” y “hacerme mejor con los demás”

commons

Publicado en Organizaciones | 2 comentarios

El tiempo deja de ser tiempo

tiempo

El concepto Espacio-Tiempo propuesto por Einstein combina el “espacio” y el “tiempo” en un único continuo. De acuerdo con la teoría de la relatividad en este continuo “espacio-tiempo” es dónde se desarrollan todos los eventos físicos de la Universo.

A veces a las personas nos ocurre algo que hace que el continuo “espacio-tiempo” se vea afectado por una nueva variable. En muchas ocasiones cuando estamos compartiendo tiempo con alguien especial para nosotros, tenemos la sensación de que ese tiempo vuela, a pesar de que los segundos transcurren a la misma velocidad de siempre.

Es como si en ese momento pasásemos de una dimensión a otra; de la dimensión espacio-temporal a la dimensión emocional-relacional. En ese momento deja de existir el tiempo y el espacio, sólo existen las dos personas y lo que están compartiendo, lo que están viviendo…

Cada vez estoy más convencido que la plenitud está en momentos en los que esa dimensión emocional-relacional se erige en protagonista. Me llama la atención la fuerza de “nuevas” corrientes de pensamiento que ponen todo el acento en la esfera individual, en la que parece que todo sólo depende del individuo como si se tratase de un ser único en el Universo, reforzado con frases del tipo “ TU puedes alcanzar lo que te propongas”, “TU eres el mejor” o cosas similares…. Creo que no estaría mal dar un giro a este tipo de pensamientos hacia una filosofía que contemple a los demás como parte de nosotros y viceversa. Sin duda conocernos a nosotros mismos es fundamental, la cuestión es si queremos conocernos para un vida y un logro individual o para una vida que es compartida.

Cuando tiempo y espacio dejan de ser ellos mismos para convertirse en un encuentro de vida compartida, es entonces, cuando tenemos la sensación de perder la noción del tiempo… ¿cómo te sientes cuando esto ocurre?

commons

Publicado en Organizaciones | Deja un comentario